We are the champions

Ayer por la tarde se jugó la final de Champions League. Liverpool se enfrentó al Milan, pero como no soy simpatizante de ninguno de los dos equipos no me interesé mucho en el juego. Sucedió que me enteré en la calle cuando iba a una diligencia de trabajo —por medio del radio de un chiclero de la parada de autobús—, que iban a tiempo extra después de empatar tres a tres. En el camino de regreso a la oficina, después de la diligencia de trabajo, me puse a ver los últimos penales de la contienda desde afuera de una librería en donde tenían una tele con el partido y donde a su alrededor también habían otros cuates que deberían estar trabajando. No me importaba quién ganara, yo le iba al ganador. Y entonces ganó el Liverpool —la tierra de Los Beatles, pensé—, y vi de nuevo esa efuria de campeón de los futbolistas al concluir el partido, vi cómo corren desaforadamente a abrazarse, felices y realizados por su éxito; y cómo en los graderíos también su gente celebra con locura. Entonces me regresé a la oficina silbando, sin hacerme preguntas tontuelas de por qué me sentía contento de que ganara el Liverpool.

12 Comments

  1. Jajaja, yo tampoco le iba a ninguno de los dos, pero también pensé en los beatles cuando vi que el liverpool llegaba a la final. Y por supuesto, a falta de otro equipo apoyé al liverpool en homenaje a sus 4 ilustres ciudadanos, jaja. Saludos.

  2. Que conste que si hubiera ganado el Milan, hubiera dicho “Italia, la tierra de Mónica Bellucci” y me hubiera ido silbando igual.

  3. Ni siquiera supe que jugaron, pero que bueno que gano el Liverpool, no porque ganaron, si no por sus ya mencionados ciudadanos. Saludos.

  4. Que onda JJ, pues yo al principio le iva al MILAN pero despues queria que ganara el Liverpool, y al final quede contento.
    Pero el motivo principal de este cometario, no es para hablar de tu post, sino, para decir que hoy entre al blog de Anika y me topo con que ella ya no seguira escribiendo. era un buen blog, pero bueno.

  5. Vi el primer tiempo, 3 a 0 a favor de Milan, luego deje de verlo, porque hay que trabajar vaaaaaa!!(es otra palabra para la leccion de español) y alguien que lo seguia por radio me dijo “3 a 3”. En ese momento recorde lo que dijo un amigo “Son 11 contra 11, jugando con un mismo balón”. Entonces empece a soñar con Alemania. Ojala el sueño no sea hibernación

  6. Eso JJ, hay que aprender a buscar cualquier excusa para ponerse contento y salir silbando!

    Yo, por ejemplo, ayer me puse a limpiar una cartera que no uso hace 3 años y encontré una tarjeta de crédito con un límite de U$10,000. La tarjeta hace año y medio que se venció. Me puse contenta que no la puedo usa y gastar plata que no tengo y tampoco tengo que pagar intereses!

    ¿Qué no tiene nada que ver con tu post? Bueno! si encima tengo que entender el post para comentar, estamos fritos…

    Besotes!!!

  7. Ginger: hacés bien Ginger. Lo que sucede es que con las novelas la gente no se junta alrededo de las vitrinas y entonces no tiene chiste.

    Chicuco: lástima lo de Anika. Me gustó su blog desde el primer post, porque era sencillo y sincero, sin pretensiones ni nada. Pero era su blog y me parece que hizo bien al cerrarlo. Por algo es que este no es un diario, es un anecdotario.

    JuanK: qué tal, bienvenido, gracias por los comentarios en los posts. Es cierto lo de que son 11 a 11, pero si los otros 11 corren más rápido y son más hábiles, pues no sé. Si Guate hace buenos juegos, es posible lo del Mundial, no se mira tan lejos por el momento. Por cierto, yo ya tengo mi entrada para este sábado.

    Patomusa: claro que tiene que ver con el post, entendiste el “espíritu” de él. Tu tarjeta hizo bien en esconderse.

  8. Vane: no tuve tiempo el fin de semana, espero postear pronto.

    Limburgo: después de que el FC Barcelona es campeón, lo demás es lo de menos.

    Toro: este template siempre tuvo problemas con el explorer 5.0, hasta Google no lo tenía bien en su caché. Pero hasta el viernes le agarré la onda. Se agradece la advertencia y la visita.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *