Valiosas amistades

Ayer iba bien cuajado en la camioneta, cuando de repente escuché unos gritos que me despertaron y me asustaron. Un par de chavos dijo que era un asalto y que todo el mundo se estuviera quieto. “Qué chingan, ahora voy a llegar tarde al chance”, me dije. Preparé mi billetera con los 20 pesos que cargaba y esperé a que los cacos pasaran por mi lugar.

Delante de mí iba una vieja rezando aves marías. Qué necedad —pensé—, si ya le toca aunque se rece mil rosarios se va. Atrás de mí un par de chavas chillando, como si así resolvieran las cosas. Yo estaba un cacho ahuevado, no lo niego, pero hay que hacerle ganas a todo.

Por fin llegaron hasta mi lugar los cacos desgraciados. “Dame todo el pisto” me dijo un gordo todo malencarado. Pero cuando estaba sacando la billetera, el otro me reconoció:

—¿Vos sos Walter?
—Simón, y qué jodidos —respondí malhumorado.
—¿No me reconocés? Soy Güicho, el de la tienda La Bendición.

En medio de los nervios, no había reconocido a mi cuate de la infancia. Era el Güicho, a quien todos chingábamos de patojo por chaparro.

—¿Qué putas, qué andás haciendo? —le pregunté.
—Pues aquí mire mano, breteando un cacho.
—Vaya trabajito el tuyo vos.
—Pues sí vos, pero qué le vamos a hacer. ¿Todavía vendés shucos en la U?
—Simón vos, para allá voy.
—Ta bueno manín, te caigo por ahí un día de estos.
—Como querrás. Ahí estamos a las órdenes.
—Bueno, fue un gusto vos, pero tengo que seguir trabajando. Orale, buena onda.
—Orale, que te vaya bien.

Después de despedirse, siguió con su trabajo, asaltando a los demás.

30 Comments

  1. Esperaba que digas que siguio trabajando y como trabajo es trabajo… igual te quito tu lana…algo parecido paso aqui en Peru

  2. no llores porfavor.

    era una pareja de esposos futuros padres, el padre ilucionado por que iva hacer papa deseava que el futuro bebe fuera un niño para que el apellido siguiera de generacion en genaracion.
    ya se acerca el dia del nacimiento de bebe, el bebe que habia nacido era una hermosa niña la madre ilucionada con su niña en brazos le pide al padre que pase a verla el apenas mira y con la ilucion por el suelo sale de la habitacion.

    el tiempo pasa como hoja que lleva el biento,el padre se enamora cariñosamente de su hija, cuando la niña tenia 7 años le pregunto a su papa:¿papa que me vas a rregalar cuando cumpla mis 15?
    el padre contesto:¡a un falta mucho tiempo solo el tiempo lo decide!.
    faltando 1 mes y 7 dias para su hija cumplir sus 15, le detectaron una enfermedad del corazon y necesitaban a un donante urgente, el papa cansado de buscar quien le done su corazon a su hija, pero no encontro a nadie, luego fue donde el doctor y le dijo que habia encontrado un donante la niña porfin salva su vida.
    al salir de la clinica le pregunto a su mama:¡mama, donde esta mi papa!
    la madre le dijo:que se habia ido a trabajar
    el dia de sus 15 se entrego una carta que su papa le habia dejado que decia lo sigiente

    hija,cuando tenias 7 años me preguntaste que te iva a regalar cuando cumpliera tus 15 te conteste que aun faltaba mucho tiempo y que solo el tiempo lo decidiria, por esta carta te enteraras que el regalo que te hize fue regalarte la vida regalarte mi corazon
    -cuando cientas la briza tocando tu pelo hay estoy yo
    _cuando el sol queme tu pielsoy yo que te estoy tocando.
    _cuando quieras recordarme con tu imaginacion abre tu corazon y vas a recordar claramente cada momente que vivimos juntos.

    *la niña con lagrimas que corrian de sus ojos como una cascada callendo a un vacio grito con desesperacion.

    ¡papaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

  3. Que relato tan chilero. Vos mano deberias de escribir una novela con tu estilo. Ya estamos cansados de Maurice Echeverria, y los otros caqueros que se la llevan de muy buenos, cuando lo que en verdad es bueno es lo que escribís vos y que le gusta a la gente. Pero como que tus relatos tiran a lo motero. Bueno, todo buen escritor se fuma la mota del relato o se pajea pensando en las musas. Orale, buena onda.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *