Una estrella

A Fernando Omar, in memoriam

Suena el teléfono en un barrio del interior de la república. Una anciana de hablar pausado contesta. Alguien al otro lado del teléfono, desde la capital, hace un reclamo:

—Qué tal vos Juanita, estoy enojado con vos.

—¿Por qué m’hijito, qué hice? Vos sabés que te quiero mucho —contesta la abuelita.

—Estoy enojado con vos porque no me bajaste mi estrella —responde sonriendo Fernando, su nieto.

Fernando es uno de los nietos más cariñosos de Juanita. La llama siempre y cuando la visita o cuando ella llega a la capital, él suele aparecer con un ramo de rosas. Con cariño para mi mamá Juanita, dice.

El reclamo de la estrella no bajada se remonta a 25 años atrás, en una gasolinera de la capital de Guatemala, una tarde-noche de principios de abril. Juanita y Fernando esperan a Margarita, hija de Juanita y tía de Fernando. La esperan en una gasolinera a la orilla de la carretera, cuando empieza a oscurecer.

Por alguna razón desconocida, en esa gasolinera, casi a orilla de un barranco, las estrellas se miran como si estuvieran cerca. El pequeño Fernando lo nota.

—Abuelita, yo me voy a quedar aquí, y vos caminás para allá y me bajás una estrella —pidió Fernando, señalando el horizonte.

—No se puede m’hijo, porque cuando camine las estrellas estarán cada vez más lejos y nunca las alcanzaré. Mejor nos quedamos aquí, ya tu tía no debe tardar y seguro nos traerá galletas de las que te gustan.

—¡Sí! ¡Me gustan las galletas!

Abuela y nieto esperan entonces la llegada de la tía. Los carros pasan por la carretera uno tras otro. Pasan también buses llenos de gente. De uno de ellos bajará la tía con las galletas. Mientras ella llega, abuela y nieto continúan observando cómo se miran de cerca las estrellas. Pero cómo están de lejos.

23 Comments

  1. Y… el resto de la historia?
    Le podemos agregar un “final alterno” de los que se han puesto de moda en algunas peliculas como Soy Leyenda… en donde la abuelita queda paraplejica despues de que la atropella el bus o algo asi, o muy feo?

    Saludos pueee…!

  2. Como siempre, inspirao. Lamento lo de tu primo, lo ùnico que nos queda es seguir empujando.
    Saludos

  3. Buen homenaje a Fernando Omar,por fin tuvo la oportunidad de estar cerca de las estrellas.Felicitaciones. La duda en este in memoriam, es si Fernando falleció antes o después que la abuela;esta aclaración es importante en este R.I.P.

  4. Tiempos sin leer su blog y como siempre que lo leo encuentro algo genial :D me gusto mucho su relato, me llena de tanta melancolía :3

  5. Tenia mucho que no me conectaba pues mi cell se descompuso y no entreba a internet….. Lindo relato me gusto y me lleno de melancolia… pero no ay mas que seguir

  6. bakano bakano se le agradese por esa historia a y que pesar de fernando que murio primero que la abuela y como murio fernando lo mataron o por naturaleza

  7. Es una historia abstracta y muy profunda. que si en un momento, a travez de una ventana contemplas el cielo en una noche estrellada, solo asi puedes sentir el punto de la historia. Estoy segura que cada vez que la abuela mira el cielo, en cada estrella mira a su nieto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *