Posición fecal

Por José Joaquín López

Tengo un cuate que trabajaba en un gimnasio donde llega gente de dinero. Su labor era planificar el entrenamiento de cada uno de los clientes y asesorarlos para que su ejercicio fuera productivo.

Un tipo común de clientes, son las señoras de cincuenta o más años que tienen su vida resuelta y llegan a relajarse y socializar al gimnasio. Requieren especial atención porque la mayoría de veces son quisquillosas.

En una conversación, una de ellas le contó a mi amigo que la única forma en que podía dormir era en “posición fecal”. Mi cuate fingió no haber escuchado bien y le preguntó qué había dicho. Ella le reafirmó que dormía en “posición fecal”.

Le he dado vueltas al asunto, pero no logro imaginarme cómo es esa posición.


Categoría(s): General

Recibe gratis las historias: