Morado

Muy temprano por las mañanas, se levanta la morenita de la esquina. Se asoma a la ventana y mira a la casa de enfrente, donde está su príncipe azul, a ver si ya se levantó y si está tomando el desayuno con periódico, como acostumbra. Siempre está lista para cuando él va a salir, pero no todas las veces sale al mismo tiempo para no darse color. Si salen al mismo tiempo, ella finge no verlo, sólo se acomoda los lentes y mira al suelo aparentando pensar en algo importante. El sólo la mira y piensa esta chava qué onda qué rollo y ambos caminan hacia su lugar de trabajo, en dirección contraria.

Ella no encuentra la manera de decirle, de abordarlo, de gritarle que está loca por él. Planea durante semanas la forma en que se lo va a decir, ensaya frente al espejo, habla con la Virgen de Fátima y le cuenta, pero cuando llega la hora y lo ve, le ataca una náusea maldita y le falta la respiración y empieza a sudar y se pone estúpidamente roja.

Un día de tantos, no lo ve desayunar. Debe estar enfermo, piensa. Se angustia a muerte cuando sale y ve al carro funerario arrancar frente a su casa, y corre detrás como poseída, con el corazón explotando en sus oídos, lo alcanza y lo hace detenerse. Y lo ve allí, a través de la ventanilla, con su rostro lloroso. Se acerca y él le cuenta que ha muerto su mamá, y ella al abrazarlo sin querer le da un cabezazo que le deja el ojo morado.

José Joaquín
José Joaquín López (Guatemala, 1974) es un escritor guatemalteco que publica sus relatos breves en su sitio web, Anecdotario.net, desde 2004

20 Comments

  1. Las relaciones que empiezan con un incidente bochornoso siempre son, en sí y entre ambos, más amenas y más íntimas que las relaciones formales en las que todo tiene que salir a la perfección… esas que tienen la necesidad de ocultar la imperfección propia ante el ser amado…

    Buen post, salú

  2. Me gustó este anticlímax. Si el cabezazo logró arrancar una sonrisa al cuate en sus momentos más tristes, entonces ella logró algo que ninguno de los parientes y amigos podrá haber hecho con sus abrazos ausentes y sus vacíos “todo va a estar bien”.

    Saludos!

  3. Pues si que es una historia conocida, por ejemplo a mi me recuerda
    el poema El Seminarista de los Ojos Negros, de Miguel Ramos Carrión
    Coincidencia no?

  4. HEY, ME ENCANTÓ, SENCILLO Y DE FINAL TRAMPOSO, TE PREGUNTO, PUEDO USARLA PARA HACER UN CORTOMETRAJE?, OBVIAMENTE, EL GUION SIGUE SIENDO TUYO, SALDRIA EN LOS CREDITOS COMO UNA HISTORIA ORIGINAL DE JOSE JOAQUIN LOPEZ…
    RESPONDEME OK? LUEGO TE MANDO A DONDE QUIERAS EL DVD, CUANDO LO TERMINE. RESPONDEME OK? QUISIERA EMPEZAR CUAN PRONTO.

  5. ufffffffffffffffff………….contaste mi historia( excepto por ese final ) ,pero todo lo anterior es parecida a lo k vivi salvo k mi final tomo un rumbo distinto ………………
    mi vecino querido te extraño

  6. esta muy bonito, la verdad es que eso pasa, a mi me paso con la diferencia que le raje la boca y sangraba por lo mismo esta muy bonita.

  7. Hola José J. que interesantes las diversas historias que has escrito, me fascinan, cuando me siento aburrida o tensa me pongo a leer alguna de tus anecdotas para poder divagar y relajarme, y la verdad me a servido mucho, me gustan, tienes cada ocurrencia que no me canso de leerlas, felicitaciones y sigue escribiendo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *