Las mamás buenas deben creerle a sus hijos

Una noche que regresaba del trabajo y venía aburrido, iba delante de mí, caminando por la acera, una señora algo gordita con bolsas de supermercado en las manos. De pronto la alcancé, pero como estaba caminando casi a la misma velocidad que yo, hubiera tenido que acelerar para rebasarla y no quise hacerlo porque me dio hueva. Así que caminamos juntos durante algunos metros, ella adelante, yo atrás.

La doña se sintió perseguida y empezó a voltear de reojo con gesto asustado, y de repente, la muy loca empezó a correr. Yo aceleré el paso, y como estaba en mejores condiciones físicas (cuestiones de edad y talla), seguía pegado a ella sin mucho esfuerzo. La gorda entonces aceleró su corridito y yo aceleré también hasta casi trotar, y seguía pegado a ella. La señora de cuando en cuando hacía reojos y constataba que yo seguía atrás. Por fin, cuando llegamos a un lugar oscuro tuvo que parar y casi ahogándose por el esfuerzo, me dijo angustiada, entre resoplo y resoplo:

—Llévese todo mi dinero, pero no me haga nada.

—Pero señora, no entiendo, yo sólo caminaba atrás de usted.

—No voy a avisarle a la policía, ni nada —contestó sin entender lo que le había dicho—, tome tome, llévese mi monedero, ahí están los 500 quetzales de mi pago de hoy —dijo extendiendo la mano temblorosa con un monedero de tela típica.

—Señora disculpe, pero yo no tenía ninguna intención de molestarla. Yo sólo le seguía el jueguito.

—No no, váyase y déjeme tranquila, ya bastante tengo con el marido mantenido y borracho que tengo. Déjeme en paz.

Al ver que la doña estaba en su propio mundo, no tuve más remedio que salir corriendo con mi monedero de 500 quetzales.

En la casa tuve que soportar las malas miradas de mamá que desconfía de que lo que digo sea cierto. Lo bueno fue que con eso se pagó el internet y el teléfono que papá no quería pagar, porque dice que yo sólo ando malgastando el pisto en chat y pornografía, cosa falsa, por supuesto.

José Joaquín
José Joaquín López (Guatemala, 1974) es un escritor guatemalteco que publica sus relatos breves en su sitio web, Anecdotario.net, desde 2004

58 Comments

  1. de verda me da mucha risa y rabia tu historia, risa porque no se que es mas estupido tu, la señora, o la historia y rabia por no has debido quedarte con el dinero de la SRA
    razon tenia tu mama en no creerte si es que es verdad tu historia por q sinceramente no creo nada chau……….

  2. Jaja.
    Y la culpa de toda la paranoia dando vueltas la tiene la prensa sensacionalista (?).

    :x pfft.

    Ni al caso, más tragico habría sido que la señora hubiera sido cinturón negro de puntita bicolor.
    Muy bueno el blog loco, felicitaciones desde Argentina.

  3. Realmente me parece un mal chiste eso de que te quedaste con el dinero accidentalmente. Si yo fuera tu madre, no aceptaria ese cuento. De hecho, ningún hijo mío me va a venirme con eso. ¿Sabes porque? Por que le he dicho que respeten a todas las personas independiente de su talla, raza, color de piel, nacionalidad y lo mas importante, las personas mayores se ayudan y no se les pone en riesgo. ¿Como te atreves a caminar atras de ella sabiendo que se va a intimidar? Me parece abzurdo el tratar de alcanzarla y no ayudarle con los paquetes. En verdad que estas chiflado y me parece que acostumbras a tumbarle los dineros a las personas de edad. Eres un buscón. Pero no es tu culpa sino la de tu madre que no te corríje y permíte que seas un ladrón chistoso. Que Dios tenga misericordia de ti. Me das lástima!

  4. me pareció chistoso, y ya se q van a decir q-claro, como no era yo al q seguían? AUNQ EN EL LUGAR DE ELLA QUIZÁS HUBIERA HECHO LO MISMO…… LO SIENTO SEÑORA, NO PODEMOS EVITAR LA ESPONTANEIDAD.

  5. Oh, me gustó y no entiendo porqué ahi en los otros comentarios se enojan jajaja…..hay dos teorias, o en realidad todo es ironia y a la señora le robaste* o la vieja es tan weona que no acepta explicaciones y de verdad te entregó el dinero, pero voto porque le robaste y le mentiste a tu madre** xDDDD

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *