La importancia de saber virar a la derecha

Después de los ensayos me toca ir a dejar en el carro a Pancracio y a su teclado Korg. Para llegar a su casa antes tengo que hacer un retorno en la carretera hacia la izquierda y luego cruzar a la derecha, en la única entrada a la colonia de Pancracio. Pero la vez pasada íbamos hablando de A y B y a pesar de haber hecho el retorno, no crucé a la derecha, así que tuve que ir a buscar un retorno para volver a hacer el retorno que nuevamente me pondría en camino a la entrada de la colonia de Pancracio, que como les dije está a la derecha. Al llegar al punto de entrada, no obstante, no me sentí en capacidad de hacer el viraje a la derecha. ¿Y por qué no cruzaste?, me dijo extrañado Pancracio cuando pasamos de largo. Porque no sé por qué, le dije, simplemente no puedo virar a la derecha. Nuevamente hicimos el recorrido y esta vez Pancracio iba atento, y viendo que al parecer no podría virar de nuevo, intentó forzar el timón hacia la derecha, pero pude más yo y no lo dejé, así que otra vez fuimos a buscar el retorno para regresar al retorno.

Al llegar de nuevo al punto de viraje, paré el carro, porque sabía que no podría hacerlo. Es decir, no podría virar a la derecha e ir a dejar a Pancracio y a su teclado a su casa. Como Pancracio no sabe manejar, teníamos dos alternativas. Una era llamar a algún amigo para que llegara a hacer el tramo final (alternativa que descartamos porque no llevábamos celular) y otra que Pancracio caminara con su teclado los cuatro kilómetros que faltaban. Optamos por la segunda alternativa. Pancracio se puso en camino, y a pesar de que no lo llevé hasta su casa, no se despidió molesto, sino más bien preocupado. Para regresar el carro a la casa, tuve que ir en camioneta por mi hermano, afortunadamente el carro todavía estaba allí cuando regresamos.

Al siguiente día fui con un psicólogo a que me explicara qué me pasaba y cómo volver a la normalidad. Me atendió muy amable, me dijo que es un nuevo mal que afecta a todos los que tenemos alguna tendencia anti-neoliberal, es decir, a los colectivistas perdedores, marxistas a ultranza, y en fin, a todos los que envidiamos a los empresarios competitivos y exitosos que hacen patria y que estudiaron en la Universidad Francisco Marroquín. Me dio una terapia que consiste en jugar una hora diaria con un Nintendo que tenga algún juego de autos, con su respectivo timón de mentiras, por supuesto. Virar a la derecha es lo mismo que virar a la izquierda, sólo que al revés, me explicaba. Sí, pero yo no puedo, replicaba yo.

Compré el bendito Nintendo pero no fue sino hasta ayer, después de dos semanas, que logré virar a la derecha. Poco a poco iré acostumbrándome a hacerlo rutinariamente y volveré a mi vida normal. La clave será, según me dijo el psicólogo, el apoyo de mi familia y amigos.

23 Comments

  1. Vos José Joaquín, a mi me pasaba lo mismo, me era casi imposible virar para la derecha pero te paso el chivo de como lo solucioné.

    Como todo es relativo, me convencí de que en realidad no estoy virando a la derecha, al contrario, estoy de espaldas y voy virando hacia la izquierda de los que vienen de frente. Al final no termina haciendo mucha diferencia pero por lo menos pude solucionar el clavo de andar dejando el carro por allí, jajaja.

    Buen post, saludos.

  2. sos la segunda persona que sé que ha sufrido de ésta “ladofobia”. La otra persona tenía terror de girar a la izquierda… creo que a ella la mandaron a la USAC para algunas terapias, no se pq… jeje.

  3. Conocí a otro que padeció el mismo mal, solo que a el le recomendaron el “Monopoly”, se curó bien, demasiado bien. Abandonó la boina con la estrellita roja y hoy figura en la lista del “Forbes”.

  4. Creo que si vieras lo malo que en verdad es tratar de no virar o virar a la izquierda, te darias cuenta de lo importante que es virar a la derecha.
    Cuando vires a la derecha, te vas a dar cuanta del valor de la autoresponsabilidad, del valor de los valores y del valor del valor. Todos valores de la derecha.

  5. Siempre me la han pelado los valores de los dos extremos. La posición dominante es la neoliberal, la del darwinismo social y yo no estoy de acuerdo con ello. Mi posición va más enfocada a que la intolerancia neoliberal tilda de extremistas y de envidiosos a los que no piensan de esa forma, sólo por tomarse la libertad de disentir. Es decir -y porque ya he estado en discusiones de ese tipo-, si no pensás como Misses y Hayek, sos un extremista y un envidioso.

  6. No lo veo asi JJ, y creo que en esta vamos tener que pornernos de acuerdo en que no estamos de acuerdo.
    Y tenés razon en algo, se tiene y debe tener el derecho a disentir sin ser tachado de extremista.
    En cuanto al ser tachado de envidioso, mmm…
    Talvez este yo mal, pero ese sentido de apropiamiento que tiene la izquierda social de repartir a los huevones lo que es de los generadores de riqueza, eso si cabe en la categoría de la envidia, aunque más que envidia es codicia.
    Lo anterior lo no digo porque desintas conmigo, ni te lo digo a vos, pero ve que en donde hay mas reparticion de riqueza, hay mas desinsentivo tanto para el generador de riqueza como para el beneficiario de tal reparticion.

  7. jajajajaja, yo sólo uso el carril central… extremistas de cualquiera de los dos lados me llaman mediocre, pero siempre me acuerdo de que con la de locos que andan sueltos estos días es mejor llevarles un poco la corriente para evitar eso de que se alteren y empiecen los pistolazos o las trompadas o cualquier actitud igual de infantil.

    Buen Post, visto desde cualquier lado…

    Salú.

  8. Hola Julio A.
    Estoy de acuerdo en que el extremismo no es bueno. Y estoy de acuerdo en que en algunas ocasiones la posision centrista es la que tiene mas sentido.
    Sin embargo pienso que la posision centrista debe de tomarse porque se puede discernir lo impractico o moralmente incorrecto (y sigo con los valores aunque se la pelen a JJ).
    Yo no te llamaría mediocre, de hecho no me gusta los sobrenombres, solo pienso que estas en el centro por tener miedo de tomar una posision, lo cual comprendo, ya que tristemente en nuestra America Latina esto representa la diferencia entre la vida y la muerte.
    Sin embargo la exremistas en Latinoamerica actuan sin valores, sin respeto al principal de los valores, el derecho a la vida, el cual ellos estan dispuestos a vender por unas cuantas monedas de plata.
    Pienso que el mundo blog va a permitir que el publico se exponga y exponga ideas en las que esten en desacuerdo los extremos, de una mas forma segura.
    Perdon por tomar mucho espacio.
    Aquí estamos en un espiritu de Accion de Gracias… … Gracias JJ por tu sitio, y a todos por su participacion. Les invito a que hoy se tomen unos segundos para darle gracias a Dios por algo, o por todo.

  9. La Pagina realmente es entretenida,Uds. los Guatemaltecos tienen un algo indescifrable que los identifica. Cuando empece a leer me crei que era Arjona quien escribia. Perdonen la injerencia de hacer un comentario general de la pagina donde se supone que no fue dedicada a estos menesteres. Pero en verdad cai por coincidencia en la pagina y me gusto sobremanera.

  10. Perdón por el abuso JJ, y salú Vanno. Creo que el miedo es una muy buena excusa para no actuar en un medio que por un lado te somete y por el otro necesita de acciones para salir del sometimiento. Perfecto.
    En lo que no estoy de acuerdo es en eso de los valores cuando la postura de cualquiera de los dos o tres lados que se toma, como ideología, no tiene los valores claros ni equilibrados entre el respeto al humano como individuo, el respeto al humano como individuo dentro de la sociedad ni el respeto a la sociedad como protectora y potenciadora del individuo.
    En cualquiera de los lados que se sitúe el individuo, tendrá que sacrificar algunos derechos para condeguir los que le interesa conseguir y esta actitud ya deja mucho que desear de la moral y la ética de cualquier ser humano. De ahí que las acciones humanas siempre caigan en lo imperfecto, aunque siempre aspiren a lo perfecto, porque simplemente son parciales, y como tales, pertenecientes a la “realidad” en donde no se puede acomodar muy bien eso de los valores y la moral.

    Salú

  11. Yo tenía que leer “El manual del perfecto idiota latinoamericano” en el colegio, pero preferí usar ese tiempo para continuar con las obras completas de Borges. Si Borges no fuera Borges ahorita me estaría lamentando mucho más de no poder participar en esta discusión tan interesante e incomprensible para mí.

    Saludos, muy buen post.

  12. Esta bien por todos cada cual tiene su punto de vista y/o sentir, pero(?)el punto inicial; no poder girar a la derecha,(o izq.) JJ por un momento pensè que tenias super avanzado un sexto sentido …ja! se me hace extrañìsimo no lo habia escuchado, disculpen mi ignorancia, ja!
    …mmm (sigo pensando)

  13. Mi viejo en sus tiempos de tendecias coloradas, inquirió a mi abuelo por la falta de apoyo para sus ideas hacia el pueblo. Mi abuelo, muy sabio él, muy buen doctor de pueblo, malo para cobrarle a los pobres, padre de más de seis hijos a quienes repartía pedacitos equitativos de chocolate por las tardes del domingo le respondió: no te dás cuenta acaso que soy izquierdista a mi manera.

    saludos.

  14. Hola JJ:
    Me disturbo mucho tu comentario en el insiso C, asi tuve que hacer un comentario en mi pagina al respecto.
    Talvez te pueda convencer,
    Gracias amigo,

  15. Yo me crei que aquello de no poder virar a la derecha era una broma… interesante, no?
    Mi padre es de izquierda, por eso se fue al exilio, igual mi tio (q.e.p.d.)y yo, antes decìa que si estaban conmigo de derecha y si no de izquierda… ahora solo me preocupa que nadie ve mas alla de sus narices.

  16. Interesante, sólo me ocurre cuando tengo que hacer cola en los bancos, me frustra que la gente se coloque hacia la izquierda y que yo también tenga que hacerlo los miro como desordenados.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *