El rapto

No me costó nada tomar la decisión. No me importan los convencionalismos hipócritas de la sociedad acerca del matrimonio. Los padres de ella se oponían rotundamente a nuestra relación y fueron demasiado lejos cuando le prohibieron verme. Los viejos suelen olvidarse de lo que hicieron de jóvenes, y quieren que sus hijos sigan reglas que ellos mismos no siguieron.

Estuvimos de acuerdo en hacerlo el domingo, cuando sus papás salen al supermercado para hacer las compras de la semana. Pero el día del rapto no había modo que salieran los viejos impertinentes. Estuve esperando la señal por más de hora y media, hasta que por fin sus viejos salieron rumbo al super. Todo esto no lo podía haber hecho solo, y por eso llamé al Pedro, al chori, al negro y al chino, que siempre me hacen huevos para todo. Ellos serían los cómplices de este delito contra las buenas costumbres. El negro puso su pick-up, el chori era el encargado de vigilar y echar aguas por si se les ocurría a los rucos regresar, el Pedro y el chino me ayudarían a cargar las chivas. En medio de las chingaderas de costumbre empezamos a cargar los vehículos (el pick-up del negro y mi carcachita modelo 82) para consumar nuestro plan y llevarme a mi princesa para mis dominios.

Quince minutos después de empezar a cargar, un carro se estacionó enfrente de la casa. El chori entró corriendo para dar la alerta, se miraba muy preocupado y tenía una cara como de que ya nos jodieron. Cuando salimos a ver la Chabela y yo, respiramos aliviados, porque eran visitas para los vecinos a quienes saludamos cordialmente. Susto el que nos pegaron. No más terminamos de vaciar el cuarto de la Chabela, nos montamos en los carros y caminamos alegremente dos cuadras, hasta que se quedó parado el carro del negro, porque al muy bruto se le había terminado el combustible. Tuve que tragar un poco de gasolina para pasarle del mío y seguir la ruta. Justo cuando dimos la vuelta a la esquina, los papás de Isabel iban llegando, y nos miramos ella y yo con una sonrisa cómplice y triunfal.

Llegamos a mi casa de soltero e hicimos una pequeña fiesta durante el resto del domingo, y apagamos los celulares durante los siguientes tres días. A la mañana siguiente, cuando salí para el trabajo, la dejé dormida en nuestra cama nupcial que era un colchón tirado en el suelo. Y por primera vez en la vida, me sentí completo y acompañado.

21 Comments

  1. Buenas… primera vez en este lugar. Estuve leyendo para atrás y me quedó una duda. Lo primero que leí fue ‘El Rapto’ y me pareció lindo, pero es verídico ?? porque no me cierra con ´El plan B’
    Bueno, me daré una vuela cada tanto…
    Besos, Abrazos y Apapachos…

  2. Bienvenido Ecoloco. El Rapto es la historia de un amigo, que se robó a su novia hace varios meses. Las categorías “Historias” y “Prestadas” son ficciones o vivencias de otras gentes que suelo contar en primera persona. Gracias por la visita.

    PD: de todos modos, puede que los posts no tengan conexión.

  3. ¡Qué lindo! Y en tres días, los padres de la Chabela no se preocuparon en saber donde estaba?
    En otras partes del mundo su foto hubiese estado en todos los noticieros…

    Aunque después de todo, así vale la pena ser raptado…

  4. Aunque tenía el permiso de mis padres, el día que me fui a vivir con mi novio salí por la ventana de mi cuarto. Había una fiesta en mi casa y mi mamá no quería que los amigos comenzaran a preguntar por qué Paloma se iba yendo con bolsos y cajas.

    Ahora que ya nos casamos y estamos juntando plata para comprar nuestra propia casa, nos vinimos a vivir con mi mamá.

    Salí soltera por la ventana y volví casada por la puerta.

  5. Paloma?, no seras mi hermana de pura casualidad?, mi viejo no queria que mi hermana mayor se casara, esta mas viva, se escapo una noche por la ventana de su cuarto, 4 sobrinos y un marido despues mi padre los adora, y todos estamos felices, tanto alboroto de los viejos.

  6. perdon por la intrusion, pero aunque yo no haya hecho uso de esta, “un tanto” arcaica practica matrimonial, en Guatemala aun es muy popular, sobre todo en el area rural, que tiene sus ventajas, te ahorras andar pidiendo el consentiemiento de los suegros, los persmisos civiles y religiosos, el vestido, el alquiler del traje, la tamaleada, el chocolatio caliente, los respectivos “cutos” de indita, el conjunto o “disc jokey” en su defecto, etc, etc, y etc.
    pensandolo bien, no se porque no me robe a mi novia cuando pude.

  7. Patomusa: desde luego que se preocuparon, pero sospechaban con quién estaba.

    Ginger: tal vez un extraterrestre…

    Paloma: bienvenida, muchas gracias por compartir tu historia.

    Ale: tenés razón, en el interior todavía se practica. Vos conseguite otra novia y borrón y cuenta nueva.

  8. El en que trabaja…?? ahh pues es ayudante de albañil… no me diga y la chabela de que trabaja…?? ahh pues ella es ayudante de tortillera…

    Casense Casense

    ay algo en ese relato que me llamo la atencion y es esto

    “”Los viejos suelen olvidarse de lo que hicieron de jóvenes, y quieren que sus hijos sigan reglas que ellos mismos no siguieron””

    los jovenes ignoran las consecuencias de sus actos insensatos cosa que los viejos a base de experiencia saben y es lo que tratan de enseñar a sus hijos.

    la historia se repite y se repetira, la chabela tendra hijos si su “matrimonio” funciona y no termina en divorcio su hija crecera con una herencia rebelde y un dia cuando ya sea vieja entendera los consejos de sus padres.

    fin de la historia.

  9. Y si en lugar de raptarla, ella se va a vivir con uno.

    Es decir un dia cuando uno regrese del trabajo y al abrir la puerta de su cuarto, que su linda noviecita :P ya se encuentre dentro del cuarto.

  10. romántico. Y práctico. Eso funciona cuando a uno no lo quieren en la casa de la novia, pero a mi mi suegrita (que en paz descanse), me adoraba. En ese caso mejor me hubiera fugado a casa de mis suegros :D

  11. Reptil: no me venga ahora con discurso de gente grande :)

    Ginger: lo bueno es que no tenés blog.

    Luis Enrique: habría que regresarla para después raptarla.

    Zaxl4: ¿Vos querías que tu mujer te raptara?

  12. Si verdad… tenes razon paresco ruco.

    pero en fin yo no secuestraria a una mujer, ave maria purisima, como chingan viendo a ver como devuelvo a una estoy.

  13. Pues Hola a todos
    Jui yo el que se robo a "chabela"
    y aqui estoy que voy a demandar a josejoaking
    hay cerolio
    jejeje
    pero no hay clavo

    la historia es mas larga que el relato, y me las robaria a todas no se preocupen solo que necesitaria mas vidas y solo tengo una y ya la di ;)

    para la pregunta de patomusa, si se preocuparon y esos tres dias se volvieron locos, cuando estaba en el trabajo recibi una llamada de su padrastro, y me tomo por sorpresa, pero me impresiono su apoyo :S
    no me lo esperaba, y eso me sirvio mucho, luego lo demas es historia, ahora ya estamos bien con mis suegros ;)

    saludos

    Litros

  14. Realmente no vale la pena. Hace tiempo yo que de con mi novio adorado en que me iba a raptar para casarse conmigo, ya que mis papas no lo querian(y con razon), llego en un su carrito,solo metimos la ropa, y me llevo a un cuartito donde me tuvo encerrada 15 dias,sometiendome a los peores abusos en todos los sentidos posibles,al fin me dejo ir , mi miedo era que me hubiese embarazado,afortunadamente no fue asi,estoy de nuevo con mis papas. Recuerden que si un chavo las quiere,se casa o pone las cosas en claro antes y no oculta nada, gracias,Zuleika

  15. Me ire con mi chica muy lejos para regresar jamas?¿

    sus padres no me quieren sus amigas que adoran pero para terminarla acabando su existencia va y se aplaza en el colegio ahora no se que hacer si me la llevo conmigo me acusaran de estupro, abuso deshonesto, rapto, y un monton de otras cosas. la amo no lo niego y llevamos juntos mas de 3 años y 4 meses pero el problemas mas grande no es irnos nada mas el problema mas grande es que tengo 22 años y ella no llega ni a los 17 bueno espero que en otro pais me entiendan gracias por leer esto: PAblo Nuñez de Santa cruz – bolivia

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *