Devoción

En la casa de mis abuelos maternos había una imagen de Cristo crucificado de regular tamaño, hecha de madera. Como ellos tenían una farmacia, algunos de los clientes se enteraban de la existencia de la imagen y a veces entraban a rezar frente a ella. Una vez llegó un humilde albañil, que con gesto calmado pidió que lo dejaran entrar para rezarle al Cristo, a lo cual accedió una de mis tías, la que estaba atendiendo la farmacia. A los cinco minutos otra de mis tías estaba echándolo a patadas de la casa, indignada y furibunda. El hombre estaba pidiéndole al Cristo que le ayudara a juntar sus centavos para ir donde las putas.

15 Comments

  1. Bueno, pero por pedir no pasa nada, jajaja. El error del pobre cuate fue pedirlo en voz alta.

    ¿Y nunca supiste si logró juntar sus centavitos para tan piadoso fin?

  2. jajajaj… bueno, suerte de teóricos han establecido una clasificación de necesidades…. y bueno.. hay alguna como esa entre las básicas, creo…jajaj buenisima la anécdota..
    saludos

  3. Brillante tu obsequio J.J., ¡gracias!. Haces un ejemplar enlace entre un tema del éspiritu y otro del instinto.
    Del éspiritu que forza la reproducción de la especie y del instinto que lleva a soñar con un creador.

  4. Que angustias pasa el hombre por las soledad!!!! La necesidad tiene cara de chucho y los apetitos son la madre de la valentia y empujan al mas miedoso a hacer actos hasta heroicos o absurdos.

  5. jojojojo parece que el fin justifica los medios no ??? xD!!!! bien con el pata (chochera, causa, cuñao y demas jergas peruanas ke aludan a la amistad)

  6. muy buenos josejoaking, lei varios pero este último estuvo vaciado….es muy raro que alguien pida a alguna imagen de su devocion algo parecido….pero como dices

    la vida te da sorpresas…

    gracias y saludos amigo…voy a agregarte en reciprocidad a mi pagina…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *