Cómo convencerse de la verdad

Convencerse de la verdad es una tarea harto difícil y requiere sinceridad, aplomo y vocación de masoquista. A veces es mejor vivir engañado porque esto nos protege de nuestras miserias, aunque es conveniente convencerse de la verdad de vez en cuando. Por ejemplo, cuando nos damos cuenta de que la que amamos ya no nos pela pero ni un poquito. Cuando descubrimos esa verdad, lo más probable es que nos digamos “no puede ser, es que no puede ser”, puesto que nosotros somos unos seres adorables y buenos partidos, qué mas quería esa desgraciada. Lo importante es tener en cuenta la regla infalible de que las mujeres siempre se van con alguien que no nos llega a los talones. Es decir, podrá tener mejor físico, pero jamás tendrá el intelecto que a nosotros nos distingue de los demás mortales. O viceversa, será un cerebrito, pero jamás nos soportaría una trompada a mano limpia. Contra lo que no se puede competir, es contra el dinero. Lo recomendable siempre es tener dinero.

La estrategia para convencerse de la verdad debe ser compasiva con nosotros mismos. No es recomendable decir: “Ella no me quiere, no sirvo para nada”. En su lugar debemos decir: “las mujeres siempre se quedan con el peor, el hecho de que ya no me quiera es buena seña”. Si nos repetimos para nosotros mismos esa frase una y otra vez durante tres meses por lo menos, lograremos convencernos de la verdad. Hay que tener en cuenta que habrán recaídas, como cuando una tarde de lluvia de casualidad nos encontremos en la calle con ella y crucemos miradas y logremos ver en sus ojos un humedecimiento melancólico. Para esas ocasiones tenemos que estar preparados y repetirnos con firmeza: “no, eso no significa nada, ya no me quiere”, y si logramos que el corazón siga latiendo a su ritmo normal, podremos estar seguros de nuestro éxito final.

15 Comments

  1. A qué llamás “exito final”? A quedarte solo pero sentirte importante o a conseguir compañía resignándote a ser por eso un “looser”?

    Despiadada esta teoría tuya…

  2. Teoría despiadad no, acertada mas bien creo yo.

    Lo mejor de todo es la parte del “humedicimiento melancólico” en una tarde de lluvia, jajaja, creo que todos hemos visto ese “humedicimiento” alguna vez. Ademas estoy convencido de que el exito final tarde o temprano lo obtenemos. Pero sería bueno agregarle una frase a lo que nos tenemos que repetir durante mucho tiempo, “la que pierde es ella, la que pierde es ella, la que pierde es ella”. Esa si que es una verdad de la que hay que convencernos, jajaja.

    Saludos.

  3. ¿quién te dejo JJ?
    o recomiendas el método sin haberlo experimentado???, a todos nos ha pasado en algún momento, no crean que es exclusivo de las mujeres portarse así, ja,ja,ja!
    que tengas un buen día aceptando la verdad!
    y estoy de acuerdo con Andy, la mejor frase es: el o ella se lo pierde!

  4. Lamento que te hayan dejado… Y sí, suele suceder. Creeme que no es fácil y lo mejor es autoconvencerse de que la otra persona es la que pierde; ahora, si hubo amor (amor-amor; no simples fuegos artificiales) ¿se puede dejar de amar? No lo creo… Ánimo y hasta pronto!

  5. Esto les sucede tanto a hombres como a mujeres.
    Hay personas por las que vale la pena luchar y hay otras por las que no. Pero eso se aprende con las altas y bajas de la vida.
    En el corazon se manda poco, no podemnos ordenarle: de este bestia no te enamores a este idiota quierelo pero poco.
    El chiste es que si la relacion termina, nosotros nos quedemos con el sabor de que supimos dar lo mejor de nosotros.
    Y que las bestias, patanes, asquetes, basura , gueyes etc etc sean otros.

  6. Que onda vos Jose Joaquin al fin otra ves, mira mano aca les mando mis web aunque lo tengo en construcción espero poder devolver de alguna forma lo que los revolucionarios de otra epoca me heredaron, espepro pues contar con su visita de ves en cuandon.
    Por una Guatemala Libre y sin Aliens.

  7. A según como es el sapo es la pedrada. Asi que si uno esta enamorado en nivel de burro en primavera, debe entregar lo mejor de si, para que en el momento de la triste separación, podas tener la conciencia tranquila de que hicistes tu mejor esfuerzo y nunca quedarte con la etarna y sin solución pregunta “¿Que hubiera pasado si…?”

    Ahora bien, que si la situación es pura elevación de hormonas, alto nivel de alcohol diluido en la sangre o un dopping deportivo, entonces sentate a buscar responsables, porque está matemática y estadisticamente comprobado que la culpa siempre la va a tener la persona ausente, y ahi llevas las de ganar.

    En todo caso, el tiempo cierra heridas sin necesidad de zurzirlas.

  8. JJ. Sos un tieeeerno. Este post es un tango. Cuando se te cruce “The one” no va a haber mantra que te salve!!!
    Roca

  9. Ya lo dijo Henry Ford “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes tienes razón”. Se puede aplicar al tema. Tanto si creo que ella no vale la pena, como si creo que no podré vivir con ella, mi verdad será esa. Yo, por cuestiones prácticas y siempre pensaré que no era lo que yo buscaba y me convenceré de que es mejor empezar a mirar hacia otros paisajes.

    Saludos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *