Cecilia

Por mucho, la mujer más fascinante que conocí en la vida fue Cecilia. La combinación perfecta de belleza e inteligencia. Era cinco años menor que yo pero parecía que hubiera vivido cinco vidas, porque hablaba fácilmente de literatura y de arte, dominaba cuatro idiomas, y guardaba una equilibrada opinión política. En su adolescencia estuvo en el equipo nacional de gimnasia. Era extraordinario ver a una mujer tan bella y grácil hablar con propiedad sobre cualquier tema. Y todo esto sin dejar de tener una vida sentimental aventurera, a veces dramática. De eso puedo dar testimonio porque la conocí una noche en un bar, cuando seducía a un tipo que más bien parecía narco.

Cecilia era una guapa morena clara, de cabello liso a altura de los hombros, ojos verdes y un cuerpo hermoso moldeado por algunos años de gimnasia. Era imposible que esa mujer no llamara la atención. Lo sorprendente era entrar en contacto con ella y observar que no solamente era inteligente, sino además culta. Hay mujeres bellas y tontas o bellas e inteligentes, pero casi siempre sin mucha cultura. En general la gente se ocupa de su profesión u oficio, pero no mucho más. Una abogada exitosa puede ser fascinante hablando de sus casos, pero fuera de ahí, no tiene nada que decir.

El día que la conocí yo andaba en un bar de la zona viva tomando con unos cuates. Ella estaba en una mesa con un tipo con planta de narco, tomando whisky caro. Se divertía, pero no porque se sintiera atraída por el tipo, sino porque el hombre estaba literalmente a sus pies. Podría haberle dicho que se pegara un tiro y él lo hubiera hecho. Yo los observé y lo supe. Por un instante ella me miró complacida, como cuando un pintor muestra una obra maestra.

Sin embargo el tipo ya con una buena cantidad de licor, se hizo insoportable. Con la prepotencia de los que se sienten importantes sin serlo, empezó a hacer desplantes a los meseros y a los hombres de la mesa contigua. Ella entonces le dijo que se iba y caminó decidida hacia la puerta. El la quiso seguir, pero entonces la mujer hizo una de sus tantas movidas maestras: fingió conocerme, y me pidió que la acompañara al parqueo. El tipo no supo qué hacer, se quedó con los brazos extendidos, los ojos entrecerrados y la quijada un poco caída.

Así que iba yo con esa belleza camino al parqueo, cual perro guardián. En la puerta del parqueo me dijo sin mucha ceremonia que gracias, que había sido muy amable. Me dio la mano, se volteó y fue directo hacia su carro. Por casualidad yo estaba también en el mismo parqueo así que entré por el mío y me fui también. Ni loco regresaba al bar con ese narco adentro. No sucedió como en las películas en donde la doncella rescatada le da un beso y una sonrisa al héroe. Nada que ver. Simplemente había sido útil y nada más.

Cuando al mes siguiente se presentó en la oficina como auditora y asesora financiera, la miré y no pude menos que sonreír. Ella por supuesto se acordó de mí, pero como toda una profesional no se inmutó y me extendió la mano, dándome los buenos días y diciendo mucho gusto de conocerlo. Mucho gusto licenciada, respondí. Cuando le tocó llegar a auditar mi sección tuve ocasión de recordarle el incidente. Me pidió disculpas y me dijo que desde que me había visto sabía que yo era un tipo tranquilo y cuando el otro se puso pesado, pues no lo pensó mucho y me buscó para hacerle el favor. Le dije que no diría nada en la oficina. Lo sé, me contestó, por eso no te lo pedí, pero te lo agradezco.

Durante el tiempo que hizo la auditoría, llegaba por ella un tipo alto y atractivo, en un Volvo del año. Tenía los dientes más blancos que he visto. Si a mí me hubiera dado en esta vida por ser gay, ahora que está de moda, pues me le lanzo al tipo. A ella sin duda le gustaba, pero me dijo que no estaba enamorada, y el tipo sí de ella, lo que era algo incómodo. Un día de estos me aburro de él y termina todo. Mientras tanto, me dijo muy seria mirándome a los ojos y sonriendo, están buenas las cogidas. Me hizo sentir como el amigo gay del que se espera que celebre con chillidos cada gracia de las mujeres bonitas. Por supuesto que no le celebré nada.

Fue la única vez que me habló de esa manera. La mayoría de veces la plática con ella era interesante. Había leído el Quijote entero. Había leído a Borges y lo entendía. Dos hazañas que es raro ver en cualquier persona. Pero la Ceci no era cualquiera, como ya les conté. Le gustaba el bossa nova y le encantaba la música de piano. Ella siempre tenía sonando algún mp3 raro, pero bueno. Nunca repetía música.

El día anterior a la entrega de su informe, no llegó el tipo del volvo nuevo. Ella estaba seria. Me quedé con ella en el salón de reuniones preparando la presentación del día siguiente, y al finalizar el trabajo, como a las diez de la noche, me dijo que me invitaba a un trago, que me lo debía de la vez anterior. Fuimos a un bar cercano al edificio en donde trabajo y bromeamos muy a gusto. No sé si fue que esa vez ella andaba con las defensas bajas o estaba ovulando o qué se yo, pero terminamos en un motel. Esa mujer sabía trucos señores, vaya si no. Yo sólo tuve que seguir la corriente. Nunca había tenido a una mujer así. Eso sí, una vez terminado el trabajo, cada quien a su casa. Nada de que me mandás un mensajito para ver si llegaste bien.

Al día siguiente, como era de esperarse, se presentó impecable y profesional. La felicitaron por la presentación, y a su firma de auditores la contrataron por dos años más. Intenté abordarla al final de la reunión, pero sólo se limitó a sonreír cortésmente y a despedirse. La busqué en Google y en el Facebook, pero no estaba. Lo que encontré, después de un tiempo de andar buscando, fue su perfil en LinkedIn. Creé mi perfil en esa cosa y le mandé una solicitud para ser contacto de ella, pero nunca respondió.

Ya hace algún tiempo de todo aquello. Recién me enteré de que en estos días comenzará la auditoría de este año. Pregunté si ella vendría a hacer la auditoría, pero el que está a cargo es un tal licenciado Ponce. Lo más probable es que ella haya ascendido o esté en otra empresa más grande. Que se junte siempre con tipos de volvos nuevos y que se acueste a veces, como por despecho o aburrimiento, con otros perdedores como yo, en otra parte, en otro lugar, en otra dimensión.

44 Comments

  1. Leer esto con Champagne supernova de oasis, lo disfrute mas,Niuk_00_ty_95@hotmail.com mandame un correo me gustaría cooperar con un escrito mío. Gracias.

    Increíble historia!!

  2. bueno esa es una historia muy buena a la verda que el hombre quedo enamorada de ella sin darse cuenta jajajajaja estubo bien de bien felicidades y Dios le bendiga

  3. hola, estamos a la espera de nuevos relatos, he leido todos nuevamente, pero creo que se requiere de uno nuevo, ya es hora…

  4. me gusto mucho estas anecdotas yo tengo esa ancias de hacer tambien este tipo de texos donde boy siempre escribo de cada cosa que pasa hay te mando el primero que hice hace tres años atras antes hacia en borrador y los perdia pero ahora al menos los guardo en word

    Ps te cuento esta anécdota con la emoción todavía en el rostro de lo vivido pero antes quiero contarte algo que hicimos. Entramos aun lugar muy resguardado con entradas de elevadísimos costos así que nos atrevimos junto son mis amigos a desafiar toda la guardia que cuidaba el lugar por la madrugada ya habíamos partido de un pueblito cercano aunque no tan cercano por que faltaba mucho por caminar pero íbamos con una sola intención llegar a donde pocos llegan y ingresar muchos lo desean y solo los afortunados y poseidote de buena economía tienen acceso, en ese entonces Salimos cuando aun las aves cantaban sus primeras melodías de la mañana era increíble la caminata llena de paisajes una aventura que nos esperaba por delante caminando entre barro y cascajo y la llovizna que nos caía sobre la cabeza empapados con la lluvia bien calida al caminar no se sentía el frío andando por las carreteras casi abandonadas un camino que parecía no tener un destino final, pero milagrosamente apareció una camioneta que transportaba trabajadores con palas y picos le hicimos dedo en plena carretera no se si llamarlo carretera por el estado en que estaba. estés nos recogieron con ello nos ahorrábamos un buen tramo y tiempo nos dejo casi llegando ya al lugar aun faltaba buen tramo de subida bien parado teníamos alguna información sobre el lugar y el camino que llevaba hacia el sitio que nos habíamos propuesto llegar entonces empezamos todo cuesta arriba un camino en zigzag cuando ya nos encontrábamos bien arriba nos encontramos con dos sitios de descanso en plena escalinata, el primero tiene como un quincho o estructura de paja, el segundo algo parecido, con la diferencia de que en este comenzaba un camino que no se distinguía mucho entre yerbas silvestres con una especie de puerta tapado con palos, hojas frescas y secas que debíamos quitarla y el sol avanzaba el tiempo no perdonaba estábamos apunto de ahorrarnos la buena cantidad de dinero de la entrada al no pagar y filtrarnos parecía ser muy fácil, nos filtramos entre hoja y un camino bien estrechos, túneles oscuras entre plantas que te raspan la piel con en la jungla caminando casi bien agachados milagrosamente ya estábamos casi adentro de ese lugar mas deseado ya el reloj marcaba un pleno medio día había gente por todas partes y de todas partes y unos vigilantes que custodiaban el lugar así que tuvimos que aplicar la operación JAMES BOND fue increíble como avanzábamos yo iba con un mantojo de ramas que había arrancado, me tapaba la cara era de película fue mas complicado de que suponíamos por que también era de día un pleno medio día, bueno al fin entramos empezamos como todos sacamos fotos hacer el Turn como uno de eses extranjeros mas. Que tal aventura lo vivimos no?? A mil por hora bueno después Salimos por el mismo lugar por donde nos habíamos abierto aunque salir ya fue mas fácil bajamos casi por el mismo lugar solo algunos tramos cortamos para ganar minutos debíamos regresar el mismo día al pueblito entonces tomamos el largo caminata sin importar que nos esperaba mas adelante caminamos casi toda la noche entre tinieblas el pequeño espacio que apenas se distinguía para caminar solo acompañado con el frío que nos cubría el cuerpo helado cada ves aumentaba mas el frío en el silencio de la oscuridad solo se oia el chillido de los dientes de mis acompañantes el ambiente ya daba señales de madrugada increíblemente ya habíamos llegado al pueblito ya podíamos respirar mejor pero aun nos faltaba mucho como 8 o 9 horas de viaje entonces nos embarcamos en el primer bus que encontramos estaba un poco mas baratos que los demás cuando ya partíamos nos enteramos que el bus iba por el camino mas arriesgado empezamos el viaje, un viaje que se convertía eterno por la tensión que se vivía a cada tramo cruzando entre montañas y valles, montañas muy altas hay unos acantilados que dan mucho miedo te hace vivir los nervios de punta sientes como miles de agujas hincándote por todo el cuerpo en un momento dije how si aquí nos caímos no lo cuento la caída era casi vertical muy vertical y cuando miras al fondo no se veía nada ps íbamos este camino que mas parecía el juego de la ruleta rusa tal como te lo describo en momentos pensé que lo barato me costaría la vida dejamos la ladera de la montaña a la izquierda por tanto entenderás que íbamos por el carril mas próximo al abismo después del pavimento había como tres dedos de tierra el corazón acelera te late a mil, pero el conductor parecía conocerla aumentaba la velocidad cuando le parecía que se necesitaba hacia maniobras que estremecían. Ps en una curva cerrada a la izquierda asi como te describo me entenderás que si sigues de frente no hay pared sino abismo, por que la curva iba a la izquierda lo peor estaba por suceder en conductor si el maldito conductor tenia los ojos cansados y cerro por unos segundos en eso no giró el coche se le fue de frente, abajo había cuanto menos unos seiscientos metros era la muerte mas segura… te estarás preguntando luego que paso, por mi… te diría te cuento en el segundo tomo pero te boya decir que paso tal vez es justamente lo que estas pensando volvimos ha nacer vi la mano de Dios si la Ey visto, justo en esa curva había un murito o un especie de parachoques de un cuarto de metro de altura por cinco metros de largo apenas ocupaba un pedazo de la curva, ps cuando chocamos la dirección en seguida se desvió bruscamente a la izquierda en eso el tipo reacciono nos salvamos así es como volví ha nacer… después de lo suceso ya todo parecía un sueño del que no quería despertar todo era de película a mi me gusta las cosas de extremo pero la realidad estaba despierto y estoy feliz por eso por que la viví en la realidad y creo que dios estuvo hay con nosotros

  5. Buena anécdota; interesante; me gusta la forma en que describes a la mujer,es algo inexistente ,pero pintas el interior de esta dama de manera extraordinaria.

  6. Bueno, como siempre jose muy buena historia. por otra parte, no se por que hay gente que estando ignorante de las cosas comenta… Asi es nuestro planeta jajajaja.
    Hey jose eso de otra dimension al final le da todo el sentido a la historia, talvez la mayoria de los que criticaron mal no se fijo en eso pero le diste con es pequena frase un sin fin de posibilidades:
    1. Que la chica solo sea una loca imaginacion del tio ese mientras estaba en un tedioso dia de trabajo.
    2. Que la chica sea real y aventurera (quien sabe, como dicen por ahí de que las hay las hay)
    3. Que la chica “realmente” venga de otra dimension y/o de otro planeta.
    4. Etc, etc.
    .
    .
    .

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *